Seleccionar página
Home BlogInteligencia Artificial

Inteligencia Artificial

¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL?

Antecedentes

Desde siempre, la ciencia ha intentado conocer la realidad del mundo físico que nos rodea, sus leyes y relaciones, que son el fundamento de todo avance científico y tecnológico.  

Pero ¿es el mundo físico una percepción? El conocimiento STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) nos lleva a la construcción de modelos que intentan simular el mundo en una proyección matemático-física en la que podemos parametrizar, simular y obtener conclusiones.  

Así, por ejemplo, la ley de la gravedad de Newton no es más que un modelo. Hacemos observaciones empíricas (dejamos caer objetos, medimos tiempos y distancias, etc.) y llegamos a una fórmula matemática.  

El uso de esta fórmula nos permite predecir el comportamiento del movimiento de objetos en situaciones similares. Y eso es un modelo.  

A lo largo del tiempo, muchos científicos se han planteado la posibilidad de construir una máquina que llegue a ser generalmente inteligente, similar a la inteligencia humana (Turing, Boole, etc). Nace en ese momento el concepto de Inteligencia Artificial.  

Definición

Ahora lo que estabas esperando, una definición exacta de lo qué es la Inteligencia Artificial. Pero la humanidad ya tenía, antes de que llegara ese concepto, un problema con definir qué es la inteligencia, por ello no resulta tan sencillo buscar una fuente fiable para desarrollar el concepto de inteligencia artificial.  

Tal vez una de las definiciones que se puede considerar más ajustada a la realidad es la reflejada en la Encyclopedia Of Artificial Intelligence 

“La IA es un campo de la ciencia y la ingeniería que se ocupa de la comprensión, desde el punto de vista informático, de lo que denomina comúnmente comportamiento inteligente. También se ocupa de la reacción de artefactos que exhiben este comportamiento”

En otras palabras, la IA en sí es la capacidad de un sistema de imitar el comportamiento o el pensamiento humano. Sería como disponer de una mente sin cuerpo. Si ahora proveemos a nuestra inteligencia artificial de un cuerpo entraremos en el terreno de la robótica. Pero, sin entrar en el terreno de la robótica, si entendemos la Inteligencia Artificial como una mente, el software y el hardware que la hicieran posible serían el equivalente a nuestro cerebro. 

Tipos de IA

Hasta el momento podemos diferenciar cuatro tipos de Inteligencia Artificial:  

1. Máquinas reactivas 

Estas perciben el mundo directamente y actúan a partir de lo que ven. Su funcionamiento no les exige la creación de un modelo del mundo. Por ejemplo, Deep Blue puede identificar las piezas en un tablero de ajedrez, hacer predicciones sobre cuáles son los posibles siguientes movimientos de su oponente y elegir las mejores respuestas, pero no sabe nada del pasado o de las experiencias que ha tenido en juegos anteriores.  

2. Máquinas con memoria limitada 

Conservan miles de millones de datos por un tiempo limitados, los cuales sirven para poder tomar mejores decisiones; al contrario que las máquinas reactivas, éstas sí que tienen una pequeña visión del pasado y pueden realizar miles de cálculos en base a ello. De esta manera, funcionan de forma más adecuada con respecto al entorno. Eso sí, su memoria es de corto plazo y no almacena experiencias para “aprender” de ellas como ocurre en el proceso humano. Un ejemplo sería los coches autónomos.

3. Máquinas con teoría de la mente 

En psicología la Teoría de la mente es la comprensión de las personas, animales, plantas y objetos en el mundo que pueden tener pensamientos y emociones que afectan a su propio comportamiento. La interacción social es consecuencia de ello. 

Cada vez estamos más cerca de tener en nuestro día a día el tipo de máquinas que deseamos desde hace tiempo. Aquellas que comprenden como piensa el ser humano y las emociones que tenemos y sentimos, tratando de ajustar su comportamiento en consecuencia.  

4. Máquinas con conciencia propia 

Este es el último paso, aquellas máquinas que sean capaces de construir una representación de sí mismas 

Que tengan una conciencia propia. Pero esto aún queda lejos. Ahora los esfuerzos de los investigadores se centran en entender cómo funciona la memoria, el aprendizaje y toma de decisiones de acuerdo a experiencias pasadas. 

Características de la IA

El fin de la IA es que la máquina, software o hardware sea capaz de aprender y entender, por ejemplo el lenguaje humano. La multinacional IBM describió los cinco atributos que ha de tener la IA para ser del todo eficiente y útil  

  • Autogestionable 
  • Resiliente 
  • Rendimiento mejorable 
  • Medible 
  • Aprendizaje continuo y evolutivo 

Además, es importante tener en cuenta que, de acuerdo con expertos, esta tecnología podría ayudar a cualquier tipo de empresa que tenga una cantidad considerable de datos a tomar buenas decisiones y a crear oportunidades de negocio. Y que los actuales (y parece que imparables) procesos de transformación digital que están llevando a cabo la mayoría de empresas, les está dotando a todas ellas de una cantidad suficiente de datos como para que sea factible la aplicación de la IA a sus negocios. 

Inteligencia artifical aplicada a los negocios

Extraemos valor de tus datos mediante Inteligencia Artificial para conocer mejor a tus compradores. Esto permite afianzar su fidelización, aumentar la productividad comercial de tu compañía y mejorar la calidad de tus operaciones.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros de análisis para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como para el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
ACEPTAR
Aviso de cookies